un fragmento de la órbita que cada planeta describe entorno al Sol

El movimiento de los planetas y sus distancias al Sol

Para comprender la figura de esta página, es necesario en primer lugar explicar un poco la dinámica de nuestro Sistema Solar.

Cada cuerpo dotado de masa ejerce una fuerza atractiva sobre cualquier otro cuerpo que posea masa. Esta fuerza es, por una parte, tanto mayor cuanto mayor es la masa de los cuerpos y, por otra disminuye al aumentar la distancia entre los objetos en cuestión. En base a esta ley fundamental, el Sol, poseyendo una masa enormemente mayor que la de todos los demás cuerpos presentes en el Sistema Solar, ejerce sobre estos últimos una tremenda fuerza atractiva. Por otra parte, estos cuerpos, es decir, planetas, satélites, asteroides, cometas y meteoros, se han formado en una nube de gas y polvo no inmóvil sino en rotación entorno al propio centro, en el cual se ha formado el Sol. La trayectoria que cada uno de éstos recorre es casi circular y se le llama órbita.  

En la figura, por razones de espacio, hemos representado sólo un fragmento de la órbita que cada planeta describe entorno al Sol; estos fragmentos están representados por los arcos de círculos dibujados sucesivamente. 

Empezando por abajo a la izquierda encontramos cuatro arcos pequeños bastante cercanos entre sí: éstos corresponden, de izquierda a derecha, a las órbitas de Mercurio, Venus, la Tierra y Marte.

Después de Marte encontramos otros cuatro arcos claramente más distantes: éstos corresponden, por orden, a las órbitas de Júpiter, Saturno, Urano, y Neptuno.

De la figura se puede deducir, pues, que las distancias entre los planetas son tales que permiten afirmar que nuestro Sistema Solar está en gran medida vacío de materia, sobre todo si se considera que a esta escala incluso los planetas más grandes, como Júpiter o Saturno, tendrían dimensiones inferiores al milímetro, menos que la cabeza de un alfiler.

Para medir las distancias en el interior del Sistema Solar, los astrónomos utilizan con frecuencia la Unidad Astronómica, correspondiente a la distancia de la Tierra al Sol, unos 150 millones de kilómetros, es decir, 300 mil millones de pasos. Las distancias de los planetas al Sol van  desde las 0,3 unidades astronómicas de Mercurio, correspondientes a cerca de 100 mil millones de pasos, hasta las 30  unidades astronómicas de Neptuno, o nueve billones de pasos.

Adelante       Atrás

Índice