Las estrellas de neutrones

Estos objetos son el resultado de la evolución de estrellas con masa poco superior a la del Sol. Sus dimensiones son pequeñísimas como se muestra en la figura, en la cual se comparan a la izquierda una enana blanca, cuyas dimensiones son comparables con las de la Tierra, y a la derecha una estrella de neutrones, representada por un punto.

Una estrella de neutrones posee por tanto una masa comparable a la del Sol pero es tan grande como un gran asteroide de unos 30 kilómetros de diámetro. Como consecuencia, la densidad es enorme: baste pensar que un pedacito de estrella de neutrones del tamaño de un terrón de azúcar pesa lo mismo que todas las personas juntas, casi seis mil millones, que pueblan nuestro planeta.

Estos astros insólitos se forman cuando en su núcleo no se consigue ya alcanzar temperaturas tales que inicien un proceso ulterior de transformación de los átomos de gas allí contenidos. La estrella entonces no consigue producir energía que contrarreste la contracción. El colapso prosigue hasta que los propios núcleos atómicos se descomponen y los protones se funden con los electrones, formando neutrones. De aquí viene el nombre de estrella de neutrones.

 

Adelante     Atrás

Índice