la galaxia M51

Las galaxias espirales

Las galaxias espirales, entre las cuales figura también nuestra Galaxia, la Vía Láctea, son bastante numerosas, poseen masas comprendidas entre 1 y 100 mil millones de veces la del Sol y diámetros de 70000 años-luz en promedio.

En la figura está representada la galaxia M51, un ejemplo típico de esta clase de galaxias.

Como se puede deducir, su forma es la de un disco, en cuyo centro se encuentra un núcleo globular más o menos prominente del cual se separan algunos brazos espirales que se enrollan a su alrededor. En el núcleo están concentradas las estrellas formadas en primer lugar, mientras que en los brazos se concentran mayormente aquéllas más recientes. Todo, núcleo y disco, está en rotación entorno al eje del disco, con una velocidad que varía obviamente desde el centro a la periferia.

Respecto a las elípticas, las galaxias espirales poseen una gran cantidad de gas mezclado con polvo, del cual se forman en todo momento nuevas estrellas en un modo más o menos intenso.

La galaxia espiral más cercana a nosotros es la Galaxia de Andrómeda, a una distancia de unos 2 millones de años-luz; para alcanzarla sería necesario caminar ininterrumpidamente ¡más de 400 billones de años!

Adelante      Atrás

Índice