una nube de gas en expansión que representa lo que queda después de la explosión de una estrella de gran masa

Las Supernovas

En la figura se ha dibujado una nube de gas en expansión que representa lo que queda después de la explosión de una estrella de gran masa, clasificada, por este final violento, como supernova. La zona de la figura en la cual las líneas son más gruesas representan las zonas de la nube en las cuales el gas es más denso.

La explosión ocurre cuando en el núcleo de una estrella suficientemente masiva no se logran alcanzar temperaturas suficientes para mantener la transformación de los átomos de carbono en hierro mediante la fusión de cuatro núcleos de carbono en uno de hierro. Esta reacción particular de fusión de hecho no sólo no desarrolla energía sino que la toma del ambiente a su alrededor.

Las capas externas, por tanto, no estando ya en equilibrio por la energía emitida, caen de golpe sobre el núcleo haciendo aumentar la presión y la temperatura. A diferencia con el caso de la enana blanca, la masa total de estas capas externas es ahora mucho mayor y el consiguiente aumento de la temperatura en el núcleo alcanza valores suficientes para producir de improviso una grandísima cantidad de energía que conduce a una explosión desmesurada en la cual las capas externas de la estrella son expulsadas a grandísimas velocidades creando una inmensa nube de gas en expansión.

En el centro de la supernova queda un agujero negro o bien una estrella de neutrones, cuya forma permanece esférica de todos modos. En el caso de la figura, la estrella de neutrones no es visible ya que está oculta por la nube de gas que, en su parte central, resulta muy densa.

Dado que las estrellas de gran masa solo son una pequeña fracción del total, la explosión de una supernova es un suceso bastante raro: se estima que en nuestra Galaxia explotan en promedio tres supernovas por siglo.

Adelante      Atrás

Índice